Mis deseos de leche PARTE 3

Ben Esra telefonda seni boşaltmamı ister misin?
Telefon Numaram: 00237 8000 92 32

Mis deseos de leche PARTE 3La polla negra vuelve a pasar por mis labios. Esta vez lentamente y con mucha gentileza. Yo sin poder creerlo, es la primera vez que saboreo una polla así. Él sabía que moría por comerla toda, pero solo dejaba que le chupe la punta. Mis ojos estaban clavados en sus ojos, mientras yo le rogaba por más; pero sin efecto. Luego miré a la rubia tetona que estaba viéndome con envidia y se acercó. Se arrodillo junto a mí y me animaba a que se la chupe mas profundamente; pero era imposible. Esa polla era demasiado grande.Empezó ella también a besar esa polla negra, nos turnábamos. Mi invitado inicial se sentó en un sofá y se masturbaba viéndonos.Éramos los dos besándonos con una polla en medio que aparecía y desaparecía entre nuestros labios. Pero luego se empezó a convertir en una competencia: Cuál de los dos se la comía mejor. Ya no la queríamos compartir. Yo la quería para mí.Sentí como la polla se ponía dura cada vez más, y ya costaba hacer que entre en la boca. Era demasiado grande, y eso que es solo la punta.Después de estar un par de minutos buscando posiciones diferentes para chupársela mejor él me empuja la cabeza hacia atrás. Tenía la polla dura como una roca. Él se sienta al lado del invitado en el sofá y la rubia sin pensarlo dos veces se le sienta encima metiéndose la polla negra en su delicioso coñito rosado.Se pusieron a follar y me dejaron solo mirar. Ella gritaba mientras sus tetas se balanceaban y saltaban. Mientras que a el, su polla iba adquiriendo un brillo provocado por los fluidos de la rubia. Me dieron unas ganas inmensas de comerme todo lo que estaba viendo. Cuando me acerqué mi invitado me dijo: “Ven, mejor chúpamela a mí que ellos están ocupados”. Yo sin dudarlo acepté, aunque todos sabemos que la polla que quería en mi boca era la negra y mejor ahora, jugosa por el coño de la rubia.Los gritos y gemidos de la otra pareja hicieron que me ponga muy cachondo. Ahora la rubia estaba en 4 sobre el sofá mientras el negro se la folaba sin piedad.Le chupaba la polla con muchas ganas sabiendo que tarde o temprano me tocaría a mí estar en el lugar de la rubia, él me agarraba de la cabeza. Me gusta mucho porque así se quien es el que tiene el poder. Como siempre, mientras le chupaba la polla le miraba a los ojos, siempre la vista desde abajo es mejor. Ayuda a recordarte quien eres y a él también. Mientras le como la polla desesperadamente con el único objetivo que se corra en mi boca para poder dedicarme al negro escucho un de ruido detrás de mí. Escucho la puerta principal de casa cerrarse de un portazo, al darme la vuelta para ver qué sucede me encuentro con mi esposa que acababa de volver a casa. Estaba paralizada, con una cara de asombro. Encuentra en casa a un negro y una rubia follando en el sofá y a mí de rodillas chupándole la polla a otro desconocido. No dice nada, se queda sin moverse unos segundos y luego se acerca hacia nosotros. La pareja sigue follando como si no hubiera pasado nada, ellos están en su mundo. Solo el invitado y yo estamos quietos sin decir nada. Ella se arrodilla a mi lado, me da un beso y luego va directamente donde el invitado, le coge la polla con una mano y se la mete entera en la boca. Empieza a chupársela sin decir absolutamente nada. Es como si lo hubiese deseado toda la vida y al fin su sueño se hacía realidad. Esa polla era más gruesa y grande que la mía. Era una polla con una forma muy rara que la hacía horrible y bella a la vez. No me sorprende que se haya enamorado de esa polla y quiera comérsela toda, a mi me pasó lo mismo.El invitado lanza un gemido alto, no lo puede creer. canlı bahis siteleri Está alucinando con lo que está pasando. Mientras mi mujer se va desabrochando los botones de la blusa por donde se asoma su sujetador negro apretado a punto de estallar por sus tremendas tetas.A mí no me queda otra que verlo todo. El negro follándose a la rubia, viéndole las tetas saltar mientras el negro no se detiene en ningún momento y le clava la polla hasta el fondo sin piedad. Y por otro lado a mi mujer chupándole la polla a un desconocido en nuestro sofá.Yo aprovecho para irle quitando la falda dejándole las bragas a un lado. Noto que está empapada, chorreando de lo cachonda que está. Sus dos manos están alrededor de la cintura del desconocido como asegurándose que no se vaya a ningún lado, aunque seguramente el tampoco quiera. Luego él se levanta para cabiar de posición; pero mi mujer no suelta la polla, no tiene la intención de dejarlo el la guía con sus manos agarrándola del pelo.Sus enormes tetas que se balancean con el mismo ritmo con el que mi mujer mueve su cabeza chupandole la polla. El invitado se pone aún mas cachondo y le agarra como siempre hace, la cabeza para asegurarse una buena mamada.Después de unos minutos él se sienta en el sofá nuevamente poniendo a mi mujer a 4 patas con la polla en la boca y yo aprovecho para comerle el coño a mi mujer que me dice: “Déjamelo el coño a punto”. Yo sin entender qué me decía le iba comiendo el coño y tragándome sus fluidos, nunca había estado así, estaba demasiado cachonda.Mientras le comía el coño mi mujer cambia de poscion poniéndose boca arriba, con la cabeza del otro lado del sofá, para eso el invitado se levanta, y se acerca nuvamente a la boca de mi mujer para que le siga chupando la polla en esta nueva posición. Mi mujer dice: “Así podrás follarme la garganta”. Y abre la boca, el invitado no duda en hacerlo. Agarrandole del cuello. Yo dejo de comerme su coño y me quedo mirando todo, de pronto me da envidia. Como quisiera estar yo en lugar de mi mujer. Luego me dijo: “Ven, chúpasela tú quiero verte comiéndote esa polla y metiéndote sus enormes bolas en la boca. Quiero ver como disfrutas comiéndote la polla de otro hombre, eso me pone aún más!”Yo empecé a hacerlo lentamente, su polla estaba toda mojada de saliva de mi mujer. El invitado ni se movía, parecía estar en otro mundo, disfrutando nuestra lujuria. Su polla estaba caliente, venosa y dura como una roca. La boca de mi mujer se había asegurado de eso porque estaba mucho más dura que antes. Al sentirla así me vino un calentón y quise chupársela desesperadamente sin control; pero al saber que mi mujer me veía tenía que controlarme un poco. Así que seguí lentamente por la punta, que entraba y salía de mi boca. Luego le lamía la polla por los lados mientras me pasaba la cabeza por la nariz dejándome toda la cara mojada. Después bajé un poco a las bolas donde se la lamí y luego chupe una bola metiéndomela en la boca. Sentí como estaban rellenas, sus bolas estaban gigantes llenas de delicioso esperma esperando a ser vaciadas. Yo seguía concentrándome para no perder el control. Lo hacia todo lentamente; pero disfrutando cada segundo y cada centímetro. Así con la otra bola también. Luego me animé a metérmelas las dos lo que me hiso toser un poco.Mi mujer mientras veía esto se tocaba, se masturbaba y se agarrabas las tetas, me dijo: “Olvídate de que estoy aquí, cómetela como te gusta a ti”. Luego le dice al invitado: “Tu fóllale la boca a mi marido” y así lo hicimos. Yo le chupaba la polla desesperado, desde la punta hasta las bolas. Me la metía canlı casino profundamente por la boca, llegué a meterme la polla y las dos bolas hasta la garganta. Luego seguí chupándosela apretando los labios fuertemente para sentir las venas de su polla entrando y saliendo de mi boca. “Sigue así, no pares” me decía mi mujer en tono de orden. Y él me decía: “Eres una perra! No la chupas tan bien como tu mujer pero sí que sabes!” mientras me agarraba duro de la cabeza para que no me pierda ni un solo milímetro de su polla.A los 5 minutos ella me aparta la cabeza y me dice: “gracias mi amor, ahora es cambio de turno”. Saca de su cartera un condón magnum, me lo da y dice: “No te hagas ilusiones, no es para ti… es para él”. “¡¿Qué?!” Respondí yo atontado. A lo que ella me responde: “el condón es para él, al menos que quieras que me folle sin condón”. “¡¿Que te folle?!” le pregunto enojado. Y ella me dice aún más enojada que yo: “No vamos a discutir ahora todo lo que está pasando. ¡Yo me voy a follar a tu amiguito quieras o no quieras, con o sin condón! ¡Así que o se lo pones o te juegas a tener un hijo de un desconocido! Yo prefiero sin condón, pero lo haré con condón por respeto a ti”.No tuve otra opción que ir a ponerle yo mismo el condón al invitado. Su polla era tan grande que el condón le quedaba muy ajustado y parecía que reventaría en cualquier momento. Mi mujer, desnuda, con solo el sujetador negro puesto, una teta afuera y con sus tacones negros se coloca encima del invitado y le dice: “Cariño, dámelo lento y solo hasta la mitad por favor, que no estoy acostumbrada todavía a pollas tan grandes”. Todavía? pensé yo. Ella fue bajando poco a poco hasta que la polla del desconocido tocó el coño de mi mujer. Ella lo agarra con una mano para encaminarlo bien, se frota la punta de la monstruosa bolla por su cerrado coñito y lo inserta lentamente. Puedo ver cómo va penetrando poco a poco y como se le va abriendo el coño por cada centímetro. Ella grita y gime, no sé si de dolor o de placer, va haciendo pausas para irse adaptando y vuelve a avanzar un poco. Así hasta que está la mitad de la polla dentro. ¡Se están follado a mi mujer! o mejor dicho: ¡Mi mujer está follando a un total desconocido! Mi mujer gira la cabeza para verme, ella disfrutaba sabiendo que yo lo veía todo. Ella seguía así moviéndose sensualmente sintiendo esa polla penetrándola lentamente mientras las manos del invitado recorrían todo el cuerpo de mi mujer.Mi mujer en una de sus pausas me dice: “Ufff, esto sí que es una polla. Acércate. Quiero que veas de cerca” Me acerco y puedo ver como esa polla va abriéndole el coñito a mi mujer con cada penetración. Era demasiado grande. Luego mi mujer me dice: “Quiero que lamas su polla y mi coñito mientras follamos.” Sin dudarlo les lamo sus partes mientras siguen ellos lentamente con lo suyo. Su polla entraba y salía lentamente mientras que yo los limpiaba con cada movimiento. De pronto mi mujer dice: “¡Di que te gusta verme ser follada por otro hombre, di que te gusta que folle a un total desconocido!” Ante esto me quedé callado. Entonces mi mujer paró. Y me dijo: “Si no te gusta podemos terminar todo ahora mismo y que cada uno se vaya a casa… acepta cuanto te gusta que me follen o se acaba todo ahora mismo. ¡Dilo!” Entonces acepté: “Sí, me gusta ver cómo te folla otro hombre…” Y ella respondió: “¡Grítalo! Al verle la cara de desesperación y al darme cuenta que después de todo esto esa polla seguía dentro de ella sin intención de salir grité: “¡Sí me gusta que te follen otros hombres! ¡Quiero que te follen todos! Y le grito al invitado: kaçak casino “No pares por favor, follatela, follala fuerte. ¡Es tu perra, haz con ella lo que quieras! Entonces todos en casa se quedaron callados. La otra pareja se quedó de piedra. Ante mi locura el invitado enloqueció de lujuria, mi mujer también y empezaron a gemir los dos. Como si los hubiera liberado, como si les hubiera dado todavía más permiso y aceptación.El invitado ignoró la condición de “solo la mitad” y le enterró la polla entera mientras mi mujer gritaba con lágrimas en los ojos. “¡Sí, sí, así, follame, follame!”. Follaron como salvajes, muy duro. Mientras follaban él le chupaba las tetas como si no hubiese mañana. Las tetas de mi mujer son espectaculares, son gigantes y con unos pezones grandes bien parados. Luego ella le dice: “Quiero verte la cara mientras te follo; pero quiero yo tener el control” y cambian de posición, él seguía abajo, pero ella boca abajo encima de el, donde podría ella mantener el ritmo. Yo ante todo esto no me quedó otra que masturbarme viendo el show. En un momento de calentura el invitado se levantó, cogiendo a mi mujer en brazos, sin sacar su polla en ningún momento y fueron hasta nuestra habitación, de pie sigue follandosela, la lanza contra la pared mientras la sigue penetrando y luego van a la cama matrimonial donde el toro, encima de mi muker se la folla como nunca antes la han follado. El con sus manos las coge de la cintura mientras ella le rogaba que no pare, más bien le gritaba: “No pares, no la saques, follame más fuerte, más fuerte, hazme tuya”. Yo aproveche y puse mi polla en la boca de mi esposa con la intención que me la chupe aprovechando que estaba muy cachonda; pero me empujó para un lado y me dijo ente gemidos por cada movimiento de cadera del invitado: “Ahora no es tu turno. ¡No me toques!”. Luego se dirige al invitado y le dice: “El no puede tocarme, pero tu no pares, ya lo escuchaste, soy tuya”.El invitado viendo que me rechazaba mientras se la follaba se puso aún más cachondo y la agarró del cuello, apretado ligeramente mientras la penetraba y hacia sus movimientos más salvajes gritando “Toma, toma, toma, perra, estúpida, te destrozaré el coño” Ella disfrutaba aunque por un momento se la vio asustada. Luego la cambió de posición, la puso en boca abajo sobre la cama y la siguió follando mas lento para coger más energía para seguir. Y me quedé viendo todo mientras me masturbaba. A los pocos minutos, una vez el invitado había descansado un poco, ella eleva un poco el culo para que la penetración sea más profunda y siguieron los dos como salvajes. Mi mujer era irreconocible!Así estuvieron unos minutos hasta que se cansaron. Cambiaron nuevamente de posición y mi mujer se colocó encima de él follando de una manera más lenta; pero más sensual.ME sorprende cuando veo que mi mujer le dice al invitado: “es increíble esto que me haces sentir, no quiero que acabe nunca” se acomoda y empieza a besarlo apasionadamente!Mi mujer lo estaba disfrutando mucho. A pesar de todo me extrañó que lo besase con tanta pasión. Pasaban muchas dudas por mi cabeza: ¿Será que mi mujer esté disfrutando tanto que luego solo quiera follar de esta manera? ¿Será que este será el inicio de una vida loca de sexo para los dos? ¿Será que siempre ha querido follar con extraños? ¿De dónde habrá sacado tanta experiencia? Y más importante ¿Será que lo ha hecho antes? ¿Habrá follado con otros durante nuestro matrimonio? A todo esto ellos seguían con los suyo. Salí de la habitación ya que mi mujer no quería que yo participe y centro mis intenciones en la otra pareja. Desde fuera seguía escuchando a mi mujer y al invitado gritar enérgicamente. Veo a la rubia otra vez de rodillas comiéndole otra vez la polla al negro. Entonces pensé que sería buena idea compartir esa polla. A ver qué consigo ahora… (Continuará)

Ben Esra telefonda seni boşaltmamı ister misin?
Telefon Numaram: 00237 8000 92 32

Bir cevap yazın

E-posta hesabınız yayımlanmayacak. Gerekli alanlar * ile işaretlenmişlerdir

kurtköy escort mardin escort uşak escort van escort tekirdağ escort samsun escort sakarya escort niğde escort kütahya escort tunceli escort tekirdağ escort diyarbakır escort edirne escort aydın escort afyon escort webmaster forum play casino canlı bahis illegal bahis illegal bahis kaçak bahis canlı bahis güvenilir bahis sakarya escort bayan sakarya escort bayan sex izle orhanlı escort pendik escort bostancı escort bursa escort kocaeli escort bursa escort bursa escort bursa escort kayseri escort bursa escort bursa escort geyve travesti